Páginas vistas en total

lunes, 30 de julio de 2012

CARLOS CANO Y LA ALPUJARRA.

CON MOTIVO DEL FESTIVAL DE MÚSICA TRADICIONAL DE LA ALPUJARRA, ESTE AÑO EN CÁDIAR, HE RECORDADO LA ACTUACIÓN DE CARLOS CANO EN EL PRIMER FESTIVAL DE MURTAS,(QUE SE METIÓ FUEGO A MEDIA ACTUACIÓN).
AHÍ VAN UNAS COPLAS DEL GRAN CARLOS CANO, DISFRUTADLAS.

http://www.youtube.com/watch?v=yjohnjPU0ug

http://www.youtube.com/watch?v=Fym-R1AJPgs

http://www.youtube.com/watch?v=o61H3RaNEMU

http://www.youtube.com/watch?v=dI50P4puh3E

LORCA Y SU ROMANCERO.

QUÉ BONITO ES EL ROMANCERO GITANO!!!












 "ROMANCE DE LA LUNA":

La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira, mira.
El niño la está mirando.

En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.

Niño, déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.

Huye luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.

Niño, déjame, no pises
mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño,
tiene los ojos cerrados.

Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.
Cómo canta la zumaya,
¡ay, cómo canta en el árbol!
Por el cielo va la luna
con un niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, vela.
El aire la está velando.


PRECIOSA Y EL AIRE

Su luna de pergamino
Preciosa tocando viene,
por un anfibio sendero
de cristales y laureles.

El silencio sin estrellas,
huyendo del sonsonete,
cae donde el mar bate y canta
su noche llena de peces.

En los picos de la sierra
los carabineros duermen
guardando las blancas torres
donde viven los ingleses.

Y los gitanos del agua
levantan por distraerse,
glorietas de caracolas
y ramas de pino verde.

Su luna de pergamino
Preciosa tocando viene.
Al verla se ha levantado
el viento que nunca duerme.

San Cristobalón desnudo,
lleno de lenguas celestes,
mira la niña tocando
una dulce gaita ausente.

Niña, deja que levante
tu vestido para verte.
Abre en mis dedos antiguos
la rosa azul de tu vientre.

Preciosa tira el pandero
y corre sin detenerse.
El viento-hombrón la persigue
con una espada caliente.

Frunce su rumor el mar.
Los olivos palidecen.
Cantan las flautas de umbría
y el liso gong de la nieve.

¡Preciosa, corre, Preciosa,
que te coge el viento verde!
¡Preciosa, corre, Preciosa!
¡Míralo por dónde viene!
Sátiro de estrellas bajas
con sus lenguas relucientes.

Preciosa, llena de miedo,
entra en la casa que tiene,
más arriba de los pinos,
el cónsul de los ingleses.

Asustados por los gritos
tres carabineros vienen,
sus negras capas ceñidas
y los gorros en las sienes.

El inglés da a la gitana
un vaso de tibia leche,
y una copa de ginebra
que Preciosa no se bebe.

Y mientras cuenta, llorando,
su aventura a aquella gente,
en las tejas de pizarra
el viento, furioso, muerde.

Romance sonámbulo.

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas la están mirando
y ella no puede mirarlas.

Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde...?
Ella sigue en su baranda,
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.

Compadre, quiero cambiar
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando
desde los puertos de Cabra.

Si yo pudiera, mocito,
este trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.

Compadre, quiero morir
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser,
con las sábanas de holanda.
¿ No veis la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?

Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.
Pero yo ya no soy yo.
Ni mi casa es ya mi casa.

Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
¡Dejadme subir!, dejadme
hasta las altas barandas.
Barandales de la luna
por donde retumba el agua.

Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal,
herían la madrugada.

Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
Los dos compadres subieron.
El largo viento dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.

¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
¿Dónde está tu niña amarga?

¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara,
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!

Sobre el rostro del aljibe,
se mecía la gitana.
Verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Un carámbano de luna
la sostiene sobre el agua.
La noche se puso íntima
como una pequeña plaza.
Guardias civiles borrachos
en la puerta golpeaban.

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar.
Y el caballo en la montaña.

Romance de la pena negra

Las piquetas de los gallos
cavan buscando la aurora,
cuando por el monte oscuro
baja Soledad Montoya.

Cobre amarillo, su carne,
huele a caballo y a sombra.
Yunques ahumados sus pechos,
gimen canciones redondas.

Soledad, ¿por quién preguntas
sin compaña y a estas horas?

Pregunte por quien pregunte,
dime: ¿a ti qué se te importa?
Vengo a buscar lo que busco,
mi alegría y mi persona.

Soledad de mis pesares,
caballo que se desboca,
al fin encuentra la mar
y se lo tragan las olas.

No me recuerdes el mar,
que la pena negra, brota
en las tierras de aceituna
bajo el rumor de las hojas.

¡Soledad, qué pena tienes!
¡Qué pena tan lastimosa!
Lloras zumo de limón
agrio de espera y de boca.

¡Qué pena tan grande! Corro
mi casa como una loca,
mis dos trenzas por el suelo,
de la cocina a la alcoba.
¡Qué pena! Me estoy poniendo
de azabache carne y ropa.
¡Ay, mis camisas de hilo!
¡Ay, mis muslos de amapola!

Soledad: lava tu cuerpo
con agua de las alondras,
y deja tu corazón
en paz, Soledad Montoya.

Por abajo canta el río:
volante de cielo y hojas.
Con flores de calabaza,
la nueva luz se corona.
¡Oh pena de los gitanos!
Pena limpia y siempre sola.
¡Oh pena de cauce oculto
y madrugada remota!


Prendimiento
de Antoñito el Camborio
en el camino de Sevilla


Antonio Torres Heredia,
hijo y nieto de Camborios,
con una vara de mimbre
va a Sevilla a ver los toros.

Moreno de verde luna
anda despacio y garboso.
Sus empavonados bucles
le brillan entre los ojos.

A la mitad del camino
cortó limones redondos,
y los fue tirando al agua
hasta que la puso de oro.

Y a la mitad del camino,
bajo las ramas de un olmo,
guardia civil caminera
lo llevó codo con codo.

El día se va despacio,
la tarde colgada a un hombro,
dando una larga torera
sobre el mar y los arroyos.

Las aceitunas aguardan
la noche de Capricornio,
y una corta brisa, ecuestre,
salta los montes de plomo.

Antonio Torres Heredia,
hijo y nieto de Camborios,
viene sin vara de mimbre
entre los cinco tricornios.

Antonio, ¿quién eres tú?
Si te llamaras Camborio,
hubieras hecho una fuente
de sangre con cinco chorros.

Ni tú eres hijo de nadie,
ni legítimo Camborio.
¡Se acabaron los gitanos
que iban por el monte solos!
Están los viejos cuchillos
tiritando bajo el polvo.

A las nueve de la noche
lo llevan al calabozo,
mientras los guardias civiles
beben limonada todos.

Y a las nueve de la noche
le cierran el calabozo,
mientras el cielo reluce
como la grupa de un potro.


Muerte de Antoñito
el Camborio


Voces de muerte sonaron
cerca del Guadalquivir.
Voces antiguas que cercan
voz de clavel varonil.
Les clavó sobre las botas
mordiscos de jabalí.
En la lucha daba saltos
jabonados de delfín.
Bañó con sangre enemiga
su corbata carmesí,
pero eran cuatro puñales
y tuvo que sucumbir.
Cuando las estrella clavan
rejones al agua gris,
cuando los erales sueñan
verónicas de alhelí,
voces de muerte sonaron
cerca del Guadalquivir.

Antonio Torres Heredia.
Camborio de dura crin,
moreno de verde luna,
voz de clavel varonil:
¿Quién te ha quitado la vida
cerca del Guadalquivir?
Mis cuatro primos Heredias
Hijos de Benamejí.
Lo que en otros no envidiaban,
ya lo envidiaban en mí.

Zapatos color corinto,
medallones de marfil,
y este cutis amasado
con aceituna y jazmín.
¡Ay, Antoñito el Camborio,
digno de una Emperatriz!
Acuérdate de la Virgen
porque te vas a morir.
¡Ay Federico García,
llama a la guardia civil!
Ya mi talle se ha quebrado
como caña de maíz.

Tres golpes de sangre tuvo
y se murió de perfil.
Viva moneda que nunca
se volverá a repetir.
Un ángel marchoso pone
su cabeza en un cojín.
Otros de rubor cansado
encendieron un candil.
Y cuando los cuatro primos
llegan a Benamejí,
voces de muerte cesaron
cerca del Guadalquivir.

domingo, 29 de julio de 2012

Voy a llevar a mi hijo a la puerta de la casa de Ruiz Gallardón.

Una carta de Blanca Escudero en eldiario.es

Tengo un hijo discapacitado, Guillermo. Tiene 30 años y un autismo con grado de dependencia del 77,5%. Es totalmente dependiente.
Hace siete años que estamos esperando que le den plaza en una residencia, ya que su padre pasa de 70 años y yo tengo 63. Dentro de muy poco no podremos cuidar de nuestro hijo. La esperanza es vana, ya que el Gobierno actual ha dicho (y apoyado con hechos) que la Ley de Dependencia es insostenible. Insostenible va a ser la situación en la quedan muchas familias, como la nuestra, que no tienen dinero suficiente para hacerse cargo de sus hijos dependientes. Hablando claro: tendrán que tenerlos en casa y si los padres enferman o mueren, pues que el dependiente lo haga también; en mi caso, mi hijo moriría de inanición. Hablando más claro todavía: nos jodemos.
He escuchado al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, decir que quiere abolir prácticamente todos los supuestos de aborto, entre ellos el terapéutico, porque todos los embriones, también los “defectuosos”, tienen derecho a nacer. Tal cosa pasará en la misma España donde están recortando todos los derechos sociales para los que más lo necesitan, para los dependientes. Nacerán miles de niños dependientes como mi hijo, con discapacidades congénitas perfectamente detectables en el embarazo, y la sociedad no se hará cargo de ellos.
Yo me pregunto, ¿el señor Ruiz Gallardón tiene un hijo discapacitado? ¿Alguien en su entorno privilegiado los tiene? Si es así, seguramente no tendrá ningún problema ni de presente ni de futuro, ya que tiene suficiente dinero para ocuparse de ese problema gravísimo y, en muchos casos insoluble, que tienen muchos ciudadanos que no disfrutamos de sus privilegios.
Se me ha ocurrido una idea: voy a llevar a mi hijo a su puerta, como hacían en el pasado las mujeres que no podían mantener a sus hijos. Que me lo cuide él, que le dé un futuro él, que le pague sus atenciones y que cada día, desde que se levante de la cama hasta que se vaya a dormir, vea a un discapacitado, sienta lo que sentimos sus padres y nunca más pueda dormir tranquilo

viernes, 27 de julio de 2012

La Junta de Andalucía y sus "RECORTES".

¿Sabes ya donde irá parte de tu paga extra?


Aumentan los cargos en la estructura provincial de la Junta

El decreto que prepara incrementa de 23 a 34 los nombramientos en las

delegaciones

Stella benot / sevilla

Día 19/07/2012 - 00.33h

La administración de la Junta de Andalucía en las ocho provincias tendrá
más altos  cargos de los que tenía antes de la reforma impulsada por el Gobierno, que se

comprometió a reducir su número para ahorrar costes.

El decreto que prepara el Gobierno andaluz, sin embargo, va en sentido contrario. Este

ya ha pasado por el «consejillo» que se celebró ayer y aumenta el número de altos

cargos pasando de los 23 que existían hasta ahora hasta 34, a los que hay que sumar la

creación de un puesto de Jefe de Gabinete para la Vicepresidencia del Gobierno que

antes no existía (con una retribución de más de 3.500 euros mensuales) y que también se

crea con este decreto que se aprobará, previsiblemente, el próximo martes. Así, es cierto

que se
reducen el número de delegados provinciales pasando de los 11 que hay

actualmente a seis. Pero se crean dos figuras que, hasta ahora, no existían.

Así, nacen los responsables de la Gestión de Recursos, para los que
se crean 11 plazas

(una por consejería) además de seis coordinadores para cada una de las Delegaciones

Territoriales. Los seis delegados y los seis coordinadores de las Delegaciones

Territoriales serán nombramientos directos de la Consejera de la Presidencia que podrá

elegir a las personas que estime oportuno. El sueldo de los delegados está en torno a

cuatro mil euros al mes, mientras que el de los coordinadores ronda los 3.400 euros

mensuales.

Crisis, optimismo y auto-rescate.

Hola

Adjunto archivo con un documento, para debate, acerca de cómo afrontar
la deuda para evitar que los intereses que pagamos por la misma crezcan de
forma ilimitada.

Dada la dificultad de publicarlo en medios de difusión masiva te agradezco
que, si lo considera interesante, lo divulgues entre los contactos que
tengas a tu alcance.

Disculpa por las molestias. Muchas gracias de antemano.

Un cordial saludo




Victoriano Ramírez González
Director de GIME (Grupo de Investigación en Métodos Electorales)
Dep. Matemática Aplicada. Univerisidad de Granada
Crisis, optimismo y auto-rescate

Quizás ya sean muy pocos quienes dudan de que en España estamos inmersos en una grave crisis económica y posiblemente en alguna crisis de otro tipo; pero es la de tipo económico la que se manifiesta de forma más preocupante en este momento.

En poco tiempo hemos pasado de ser ignorantes en macroeconomía a conocer el significado de varios términos relacionados con las cuentas del Estado, tales como: la deuda pública, el déficit presupuestario, la prima de riesgo, etc. Aunque tal vez estemos lejos de ser capaces de conocer correctamente el alcance de cada uno de ellos.

La
deuda pública está constituida por miles de préstamos, a diferentes plazos y tipos de interés, que solicitaron para su financiación las Administraciones Públicas (Gobierno central, Autonomías, Municipios, Diputaciones), porque año tras año gastaban más de lo que ingresaban. Para pagar cada uno de esos préstamos hay que volver a solicitar otro. El gran problema que se tiene es que el interés de los nuevos préstamos es bastante mayor que el que se pagaba antes, y mayor que el que pagan otros países que no están en crisis. Ya se sabe, a perro flaco…

¿Cuánto se paga hoy en intereses por la deuda pública? Más de treinta mil millones de euros al año. Pero si el interés para todos esos préstamos fuera el que se está pagando en las últimas emisiones de deuda pública, que ronda el 7%, se tendrían que pagar más de sesenta mil millones al año a nuestros acreedores.

Para entender el alcance de lo que se paga en intereses por la deuda, tengamos en cuenta que treinta mil millones de euros es exactamente lo que costaría pagar un salario mensual de mil euros a dos millones y medio de personas. Es decir, que con lo que pagamos en intereses por la deuda nos daría para pagar a dos millones y medio de parados. Más aún, teniendo en cuenta que parte de estos parados ya cobran alguna ayuda por desempleo, serían muchos más de tres millones los parados que podrían dejar de estarlo, simplemente usando para ello el dinero que pagamos en intereses por la deuda pública junto con el que algunos están ya recibiendo por estar en paro.

Prácticamente no tendríamos crisis si no tuviésemos deuda, y no consuela el hecho de que otros países también tengan deuda, e incluso que en algún caso la suya sea mayor que la nuestra.

Pero la cruda realidad es que tenemos una deuda y que como los mercados no se fían de nosotros, cada vez nos piden más garantías para prestarnos dinero y, por tanto, cada vez pagamos más intereses para seguir financiándonos. Por otra parte, la deuda se incrementa por causa del déficit anual, salvo que se venda patrimonio para compensarlo.

En contraposición a esta situación desalentadora, se puede decir que, - en España -, existen hoy día razones para el optimismo. Así, sabemos que ha estallado la burbuja inmobiliaria pero a cambio hay vivienda construida y de calidad para todos. Por otra parte, al ser un país con una capacidad agrícola y ganadera destacada se puede vivir sin que nuestra alimentación esté en manos de otros países. Las vías de comunicación y el

parque automovilístico son muy aceptables, similares a los de países desarrollados de nuestro entorno. También contamos con un autoabastecimiento en buena parte de los productos que requieren un proceso industrial; y no digamos nuestro potencial turístico y el nivel de seguridad que se siente cuando paseamos por nuestras ciudades. Finalmente, en estas dosis de optimismo hemos de destacar el capital humano. Tenemos unas generaciones muy bien formadas; la mayoría de los nuevos parados son sistemáticamente titulados universitarios en todas las áreas del conocimiento. Así pues hay que ser optimistas y pensar que podemos salir adelante, pero ello requiere cambios importantes y unos años de esfuerzo por parte de todos. No hacerlo será mucho peor para todos.

Uno de esos cambios es el relativo a la forma de abordar la deuda pública. La solución, desde mi punto de vista, es cuantificarla de inmediato con total rigor, si queda algún resquicio, y tratar de minimizar su impacto, es decir reducir significativamente el coste que conlleva. No debiéramos estar a expensas de los mercados, pagando los intereses que ellos nos exijan. Incluso un rescate europeo nos pondrá intereses altos. Para salir de este problema una solución sería forzar un
auto-rescate, que consiste en obligar a todos los trabajadores a cobrar parte de sus salarios en deuda pública y a todas las empresas a invertir parte de sus beneficios en deuda pública. En ambos casos la deuda pública sería a interés tasado y muy bajo (por ejemplo al 1%). El porcentaje de salario (o de beneficio de las empresas) empleado en deuda pública sería progresivo y en el caso de las empresas estaría en función de sus gastos en personal, obligando a adquirir más cantidad de deuda a las que tengan menor gasto proporcional en personal, de forma que esta medida constituyese un incentivo a la contratación.

Así, a modo de ejemplo para los trabajadores, un trabajador recibiría sus primeros 500€ de salario íntegros, pero el 5% de los 500€ siguientes se le abonaría en deuda pública, así como el 10% de los 1000€ siguientes, y el 20% de lo que sobrepase de 2000€. De esta forma un trabajador cuyo salario sea de 2000€/mes cobraría 1875€ en efectivo y el tesoro público le daría deuda por valor de 125€ cada mes a pagar en el tiempo que determine la ley con un interés del 1% anual. Otro que ganase 4000€ al mes recibiría 3475 en efectivo y 525€ en deuda pública (ello supone al cabo del año más de lo equivalente a una paga extraordinaria). Los mejor pagados (deportistas de élite, directores de bancos, etc. recibirían casi el 20% de su sueldo en deuda pública). Porque la crisis afecta a todos los trabajadores (también a los no trabajadores), y no solo a los funcionarios que se han convertido en los últimos años en chivos expiatorios de los gobiernos. Incluso la medida se debía extender al resto de personas que reciban dinero por cualquier otro motivo (desempleo, intereses de cuentas bancarias, premios por loterías y juegos, incluso pensionistas). En el caso de los pensionistas se les aplicaría la deuda de menor duración (la de tres y seis meses).

Lo mismo haríamos con las empresas.

Las cifras anteriores son exclusivamente a modo de ejemplo, pero disponiendo de datos relativos al número de trabajadores de cada rango de salario, y datos de empresas podemos afinar en los números y saber con precisión la cuantía del porcentaje para cada caso.

En esto consistiría el auto-rescate que propongo. Lo soportaríamos entre todos y de forma progresiva. La deuda pública dejaría de ser un problema y de la prima de riesgo dejarían de hablarnos. Nos costaría un esfuerzo durante unos años pero, tal vez, ese esfuerzo sea menor que el que vamos a pagar por otras vías.

Al cabo de unos años, menos de diez, en lugar de pagar cerca de sesenta mil millones (o a saber cuántos) en intereses por la deuda pública puede ser que no pagásemos ni quince mil.

Y, quizás, a partir de ahora cuando alguien plantee cambiar una plaza, o construir un metro o un aeropuerto innecesario dejamos de aplaudirle. Cuando muchos tengamos que cobrar deuda pública sabremos que todo lo que hacen las administraciones públicas es a costa de nuestro dinero y seremos más exigentes con nuestros políticos.

Victoriano Ramírez González

Director de GIME (Grupo de Investigación en Métodos Electorales, Universidad de Granada)

Confirmado, exactamente 445.568 políticos

Confirmado, exactamente 445.568 políticos, casualmente me han mandado el detalle.
Este mensajito no es ni de derecha, ni de centro, ni de izquierda, es un mensaje del 99,5% de "paganinis", contra el 0,5% de "listillos", (a lo mejor se salva alguno)...
Así que léelo y pásalo.
Pues resulta que por fin se sabe el número de políticos que pululan por estas nuestras Españas. Y como era de esperar, resulta que tenemos más políticos viviendo de los presupuestos que ningún país de Europa.
Resulta que tenemos EL DOBLE de políticos que el segundo país con más políticos de Europa (Italia).
Resulta que tenemos 300.000 políticos más que Alemania ¡con la mitad de población! Además Alemania está mucho más descentralizada que España. Alemania cuenta con 6 niveles administrativos (Estado - Länder - Regiones Administrativas - Distritos - Mancomunidades - Municipios) y España sólo con 4 (Estado - Comunidad Autónoma - Provincia - Municipio).
Resulta que tenemos 445.568 políticos. (Año 2.011)
165.967 médicos
154.000 policías
19.854 bomberos
Resulta que tenemos más políticos que médicos, policías y bomberos...juntos!
¡¡¡ VENGA YAAAAAAAAA !!! ¡¡¡ A ESTOS SON A LOS QUE HAY QUE HACERLES UN ERE, Y A ROBAR A SIERRA MORENA!!
Lo envío porque es absolutamente real.
Maestro: 1.400 euros por prepararte para la vida.
Policía: 1.600 euros por arriesgar por ti su vida.
Bombero: 1.800 euros por salvar tu vida.
Médico: 2.200 euros por mantenerte con vida.
Diputado:30.000 euros por joderte la vida, y los 30.000 son... ¡para toda la vida!
NO MÁS SUELDOS PARA TODA LA VIDA. Somos España, no NESCAFÉ.
Solo falta por añadir que para trabajar como:
- Policía hay que tener el Bachillerato Superior y hacer una Oposición.
- Bombero hay que tener el Bachillerato Superior y hacer una Oposición.
- Maestro hay que tener el Bachillerato Superior, Título Universitario (cuatro años) y una Oposición.
- Médico hay que tener el Bachillerato Superior, la nota media más alta en la selectividad. Título Universitario (seis años), Oposición a MIR. Especialidad (obligatorio 4 años para medicina general o cinco años el resto de especialidades) Oposición. Total once años en el mejor de los casos.
- Diputado: NINGÚN REQUERIMIENTO, ni titulación ni oposición, solo el dedo.
Y que no hablen de elección popular, que son listas cerradas.
ALA, AHI QUEDA ESTO!!!

ESCRITO DE UN POLICÍA. VAYA QUE SI MERECE LA PENA LEERLO . ESTO ES LO QUE DEBERÍAN PUBLICAR LOS PERIÓDICOS

GRACIAS, PAQUI.

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO
Todos sabéis cual es mi trabajo, lo que no conocéis es lo que hacemos cada día la gente que comparte mi profesión:
Antes de comenzar he de indicar que cuando alguien se imagina a un funcionario, normalmente piensa en un tipo con cara de pimiento detrás de una ventanilla. Por norma general, la imagen que tenemos del funcionario es la de una persona amargada que se cree por encima del bien y del mal gracias a que cobra un sueldo fijo a fin de mes; una persona que no tiene nada qué hacer pero que, aún así, hace menos todavía. Los chascarrillos sobre funcionarios jugando una partida a las cartas o yendo a tomar un café en horas de trabajo es algo muy habitual. No voy a negar que, dentro del funcionariado, exista un grupo de personajes que le sacan a uno de quicio, pero igual que en otras profesiones. Por eso, las críticas aberrantes que he escuchado sobre los funcionarios en estas últimas semanas me parecen absolutamente injustas (y mucho menos las que han ido saliendo de la boca de algunos de los que nos gobiernan y que hasta ahora me habían merecido algo de respeto).
Hace quince años hice mi primera oposición al Cuerpo Nacional de Policía. Nos presentábamos 3.900 opositores de toda España para 75 plazas. Primero tuve que hacer unas pruebas físicas; aquel año los termómetros marcaban -2 grados, mientras yo tenía que correr 2 kilómetros en menos de 7 minutos alrededor de una pista, hacer 16 dominadas, una prueba de salto y pasar por un circuito como un hámster. El primer examen teórico (60 temas más toda la legislación penal y procesal) duró tres horas; una para la primera prueba, una hora de descanso y otras dos horas para la segunda prueba. El segundo examen también duró 1 hora y era el obligatorio y voluntario de idiomas. Posteriormente tuve que defender mi supuesto ante un tribunal formado por 5 Comisarios con cara de pocos amigos, pasar una entrevista ante 3 psicólogos que casi “me sacan las tripas”, superar una prueba oral de idiomas durante una hora, y pasar un reconocimiento médico. Aún así, las cosas no me fueron mal (era la tercera vez que me presentaba), y, gracias a las notas que obtuve, me convocaron en septiembre para pasar dos años en la Academia de Ávila más otros año de prácticas.
Hoy soy Inspector de Policía, y no tengo cara de pimiento cuando voy a mi trabajo. Tengo dos títulos universitarios, dos títulos de la Escuela Oficial de Idiomas, más de 50 cursos de formación muchos de los cuales he pagado de mi bolsillo y otro sin fin de acreditaciones profesionales (lo malo de tanta formación es que nunca podré hacer carrera política, ya que supero la media del Graduado Escolar y la etiqueta de anís del mono que tienen nuestros gestores de la nación). Aún así, nunca soñé con ser funcionario, sino con ser Policía. Nadie me ha regalado nada, solo tengo que agradecer todo lo que soy a mis padres, mi mujer y mis hijos. Mi sueldo me lo gano yo solito realizando una función que considero absolutamente necesaria y más que digna. Por ello, no tengo por qué avergonzarme ni pedir perdón por ser Policía. Al igual que yo, millones de funcionarios realizan su tarea diaria de manera impecable; bomberos, guardias civiles, maestros, médicos, enfermeros, etc, y todos ellos merecen –como decía Jack Nicholson en “Algunos hombres buenos”- un poco más de jodido respeto.
Siguiendo con mi triste historia y para no desviar la atención de lo que os quiero comentar, desempeño mi función de Jefe de Grupo. Tengo a mi mando a 79 personas y en todo lo que he leído se habla mucho del esfuerzo hasta llegar a ser Policía o Guardia Civil, pero no de lo que te condiciona la vida, las restricciones y la responsabilidad. Como todos tengo la impresión de que vamos a pagar la falta de valentía y corrupción de los que nos gobierna, y la injusticia de todo el sistema que facilita la impunidad de los que delinquen económicamente o abiertamente contravienen la ética, así como dificulta la competitividad del mercado en pro de favoritismos e intereses particulares.
Como os decía, llegar a donde estoy a mi me ha supuesto 6 destinos en unos 14 años, con todo lo que conlleva: gastos, desarraigo, falta de medios para cumplir mi trabajo (más o menos de lo que se quejan los jueces pero yo tengo la obligación y responsabilidad de llevarlo a cabo) la cabeza caliente todos los días, tomando decisiones en dos segundos y en las que si te equivocas hay responsabilidad no solo penal, sino disciplinaria. (yo no tengo mi trabajo seguro como piensan algunos). El trabajo es lo primero, ya que la seguridad y los problemas relativos de la gente son prioritarios, con lo cual tu familia se quedan, muchísimas veces esperándote, mientras tú te vas de casa por la mañana y vienes por la noche, bien tarde.
En todos los años de servicio he visto todo lo que vosotros nunca veréis y más de lo que nadie debería ver nunca: se como es el olor de la sangre, de un cuerpo putrefacto o quemado…( He visto casi cada tipo de muerte que pueda existir y más de las que podáis imaginar y esos olores los recuerdas durante el resto de tu vida, ); he entrado en un domicilio a detener a dos tíos que miden más que tu y te están esperando con una pistola cada uno; he detenido traficantes de droga ( mientras otros se gastaban el dinero de los ERES en comprársela); violadores, he estado en más peleas de las que puedo contar, he aguantado escupitajos, insultos; he perdido amigos y compañeros, he caminado ese largo paseo hasta la puerta para decirle a una madre, padre, esposa, hijo o familiar que su ser amado nunca volverá a casa. He aguantado la agonía verbal e incluso las amenazas de esa pobre gente que no puede aguantar su dolor y lo proyecta contra la primera persona que puede, el mensajero de la noticia, yo.

He visto el maltrato y la violencia entre personas que un día se prometieron amor, entre padres e hijos, entre hermanos y entre amigos. He visto los actos más crueles y mezquinos del ser humano. He visto la enfermedad y la vejez, he ayudado a levantarse al caído y he socorrido al enfermo.
Si fallo en mi trabajo, o aún sin fallar, puedo ser fácilmente denunciado ante una justicia que no me ampara, poniendo en riesgo mi trabajo, mi familia y mi propia vida. Como un compañero una vez me dijo: “Los policías viven los veinte peores minutos de las vidas de otros”. Sí.
He escuchado de amigos y familiares como “la Policía no hace nada” como “nos quedamos con droga” como “maltratamos y torturamos a los detenidos” o como “llegamos tarde a propósito”…

He visto a mi esposa escatimar y arañar intentando sacar adelante a dos niños con el sueldo de un policía. He visto a mis hijos aguantarse cuando se dieron cuenta de que no podía ir a sus actos escolares porque “Papá no tiene un horario normal”. He visto también a mis hijos llevar una carga que no deberían haber llevado, cuando uno de sus compañeros o amigos ha dicho que “Todos los policías son unos hijos de puta y deberían estar muertos”. A eso no hay derecho.
He trabajado noches, fines de semana y vacaciones, noche vieja, navidad y hasta el día que tuve mi primer hijo, mientras tú estabas cómodo y seguro en tu casa con tu familia. Mi familia completa caminó sin mí demasiado tiempo… demasiado tiempo…
He visto las caras de niños que estaban perdidos y que mis colegas y yo tuvimos el privilegio de devolverles a los brazos de su desesperada madre. He visto hemorragias que he sido capaz de parar, corazones a los que he sido capaz de dar una segunda oportunidad para volver a empezar y a las víctimas del crimen que mis camaradas y yo hemos sido capaces de proteger.
Tengo grabadas en mi mente las caras de las personas cuyas vidas mis compañeros y yo salvamos. Sí, tengo historias de éxito… y de fallos.
Tengo noches en las que no puedo dormir, simplemente porque veo las caras de los que no pude ayudar, porque no llegue a tiempo o simplemente porque pienso en un “y sí…” para cada caso en que fracasé. Y si usted nunca ve una milésima parte de esto, es porque la policía nacional no ha hecho bien su trabajo…
Y en todas esas ocasiones siempre he estado el primero, nunca he escurrido el bulto y mis compañeros lo sabían, conmigo estaban tranquilos y aprendieron que a mi lado mi chaleco pararía las balas y golpes que fueran dirigidas contra ellos. Mi teléfono particular (yo no tengo teléfono/Ipod oficial como los políticos) está disponible las 24 horas del día los 365 días al año, puede ser que porque tenga un plus de responsable y me guste dar ejemplo y está claro que la gente me lo agradecerá ALGUNAS VECES, pero SIEMPRE me sentiré satisfecho.
A pesar de todo lo que os he contado, os quiero decir que no le llego ni a la suela del zapato a muchos de mis compañeros que han tenido que sufrir y padecer en esta profesión veinte veces más que yo.
Algunos días la gente se acerca a mí para preguntarme qué es lo que pueden hacer cuando un ladrón se mete a su casa o si puedo ayudarles en tal o cual gestión en la Comisaría, aunque nunca me preguntan si ya he comido o cómo me hice el arañazo de la cara, o cómo es que trabajaba el día de la romería si era domingo.
Nunca me he arrepentido de matricularme en su día en la carrera de derecho, y luego renunciar a conseguir un trabajo con horario de 9 a 3 y un mes de vacaciones, un trabajo con pagas extras, cesta por navidad y una vida corriente. La vida que querían mis padres para mí, la vida que quiere todo el mundo.
Pues muy bien Sr. Presidente del Gobierno; yo soy uno de esos 2.600.000 funcionarios a los que ustedes, los politicuchos, han decidido rebajar el salario en alrededor de un 5% , congelar el mismo para el 2011, y quitarnos la paga extra de navidad, tan solo 24 h. después de que uno de sus secuaces ( Cristóbal Montoro) nos echara a la gente encima diciendo que “al país no le conviene la imagen de que con aprobar una oposición ya se "tiene todo hecho", ya que el examen debe ser la forma de acceder a un puesto de trabajo en el que hay que "cumplir todos los días". (Tranquilo Sr. Montoro que con estos recortes la crisis ya se ha solucionado y la gente es más feliz, joder, se han puesto ustedes a la altura intelectual de Zapatero, Pajines, Blancos y compañía. Esperábamos algo más de ustedes).
No sé cuantos de todos esos bisoños asesores que tiene usted le habrán aconsejado decidir una medida tan drástica, o si por el contrario, lo ha decidido usted solo aplicando los conocimientos de economía adquiridos en una de esas dos clases que a usted le resultaban suficientes para saber “todo” lo que tenía que saber del tema. En cualquiera de los dos casos, tengo que mostrarle mi más absoluto desacuerdo por tal decisión, entre otras cosas, porque los funcionarios del CUERPO NACIONAL DE POLICIA llevamos ya mucho tiempo, demasiado, siendo maltratados y humillados por todos los gobiernos que hemos conocido.
Llevo más de 15 años dependiendo del Ministerio del Interior (ya ve que son cuatro días, pero el triple los que muchos están de presidente). En todo este tiempo, los “Policías Nacionales” hemos sufrido congelaciones salariales en más de una ocasión y numerosas subidas por debajo del I.P.C , maltratándonos económicamente en relación a otras Policías Locales y forales
Si bien este hecho por sí solo ya es bastante frustrante, lo es más aún el estar siendo siempre señalados por la sociedad, incluso por miembros de los distintos gobiernos (entre ellos el suyo), por haber cometido el “delito” de preparar unas oposiciones quitando tiempo de nuestras vacaciones, de nuestra familia, de nuestro descanso, para tener un “empleo fijo”, que tampoco lo tenemos. El tener que escuchar de distintos sectores, de la prensa, etc… que el dinero de los impuestos de los ciudadanos sirve para que nosotros comamos (como si nosotros no pagásemos impuestos) sin que ningún responsable de los distintos gobiernos haya dicho nunca una sola palabra en defensa nuestra, en defensa de “sus” propios empleados.
Y todo este esfuerzo … ¿para qué?. Pues para cobrar menos que hace cuatro años; para que después de esta bajada, la congelación del año que viene y las subidas que ya adivinamos futuras, tardemos no menos de otros cinco años en volver a cobrar una cantidad similar a la que hasta ahora cobramos.
Sr. Presidente, puede estar seguro que daría por buena esta medida si fuese acompañada de otros gestos.
Por ello y como decía anteriormente, a los policías nos gustaría percibir gestos, por ejemplo:
· Explicar cuál es la realidad de nuestros salarios.
· Explicar que muchísimos grupos A de la administración (después de durísimas oposiciones y horas de estudio) ganan menos de lo que han ganado encofradores, fontaneros, electricistas, aparejadores, arquitectos, camareros, etc… colectivos que durante la época de bonanza han ganado cantidades que nosotros ni soñamos podamos llegar a percibir.
· Explicar que los policías tenemos controlado desde el primer hasta el último euro que ganamos, que no cobramos en negro, que no defraudamos a hacienda.
· Explicar que los policías, tanto si ganamos más como si ganamos menos, no vamos a ver incrementadas nuestras jubilaciones, pues estas están fijadas en función de la categoría profesional.
· Explicar nuestra pérdida de poder adquisitivo desde hace 20 años.
· Explicar que o bien han fallado todos sus asesores o bien usted ha hecho caso omiso de sus opiniones; en cualquiera de los dos casos…¿para que los quiere? Seguramente se ahorraría también mucho dinero.
· Explicar la cantidad de contrataciones con empresas externas en las que ustedes meten a sus enchufados cuya única habilidad es tener el carné del partido político de turno y cuyo coste por persona es superior al que se produciría de pagar a un funcionario.
Sr. Presidente, antes o después usted se irá, sus asesores serán sustituidos por otros asesores, sus ministros le acompañarán y curiosamente, muchos grandes empresarios de los que ahora critican su gestión, les ofrecerán jugosos contratos y puestos directivos en sus empresas, como suele suceder con los políticos que se retiran. Entonces todas sus necesidades estarán cubiertas con creces. Además tendrán la seguridad de ser beneficiarios en su día de la máxima pensión posible simplemente por haber estado siete años de diputado. Y nosotros los policías seguiremos ahí, en la puta calle intentando hacer bien nuestro trabajo, recibiendo y encajando los dardos emponzoñados de los que nos quieren hacer pagar por delitos que no hemos cometido. Y sabremos que nuestra edad de jubilación se habrá incrementado. Y nos volverán a congelar el salario. Y volverá a haber un período de vacas gordas en el que unos cuantos (o muchos), ganarán muchísimo mientras que nosotros seguiremos intentando preparar una oposición para tener unas remuneraciones más dignas. Y volverá otra crisis….y nos volverán a hacer responsables de la misma aquellos que la han provocado. Y seguiremos esperando que alguien tenga un gesto con nosotros. Alguien que ya no será usted. Usted ya perdió la oportunidad, como tantas veces, de demostrar esa tan cacareada “responsabilidad” (Su predecesor lo llamaba “talante”).
 
SUPONGO QUE TE SENTIRÁS IDENTIFICADA...

jueves, 26 de julio de 2012

ISA Y VICTOR, PARA VOSOTROS. LA COSA LA ESTÁN JODIENDO CADA DÍA MÁS ESTOS HP.

Buenos días. A las 7,20 nos escuchamos en la SER

Cielos despejados y termómetros en ascenso (22º), para esta mañana de jueves 26 –muchas felicidades a todas las Anas-, en la que constatamos que la crisis, también tiene sus ángeles de la guarda y uno de los más importantes es Cáritas, que ayer presentó su memoria de 2011, año en que atendió a más de 15.000 granadinos, un 10% más que en el año anterior. Si cada vez son más las personas que necesitan ayuda, también son más las que la prestan.

Los rostros de esa crisis fueron también aye,r los de los investigadores de los centros del CSIC en Granada, quienes volvieron a echarse a la calle en protesta contra los recortes del Gobierno de Rajoy, que comprometen muy seriamente los proyectos de investigación en que estaban trabajando y el futuro de muchos jóvenes científicos. También los de las trabajadoras de la empresa de limpieza de la Diputación, que reclaman sus salarios atrasados, a pesar de que la... institución provincial afirma estar al día en los pagos con la empresa

Y mucha atención porque después de llevar años intentando trasladarse a otro emplazamiento, ayer la concejala de urbanismo, señaló que Cervezas Alhambra aún permanecerá una década más en su actual emplazamiento. La Junta de Andalucía ha recordado que ha cumplido sus compromisos para el traslado de la cervecera al área logística.

Atención también a Dhul, porque el Juez ha bloqueado las marcas de la empresa de postres para evitar que los Ruiz Mateos puedan transferirlas a otras entidades, ya que las marcas figuran inscritas a nombre de una “sociedad pantalla” con domicilio en Belice.
 
 
 
LLEGAREMOS ASÍ HASTA DONDE Y CUANDO LES DE LA GANA... ¡TIENE CO...!

FRASES CON HUMOR:

UNOS RATICOS DE RISA NUNCA VIENEN MAL

 - El amor eterno dura aproximadamente 3 meses.
- No te metas en el mundo de las drogas, ya somos muchos y hay muy poca.
- Todo tiempo pasado, fue anterior.
- Tener la conciencia limpia es síntoma de mala memoria.
...
- El que nace pobre y feo, tiene grandes posibilidades de que al crecer, se le desarrollen ambas condiciones.
- Los honestos son inadaptados sociales.
- El que quiera celeste, que mezcle azul y blanco.
- La esclavitud no se abolió, se cambió a 8 hrs. diarias.
- Si la montaña viene hacia ti, ¡corre!, es un derrumbe.
- Lo importante no es ganar, sino hacer perder al otro.
- No soy un completo inútil, por lo menos sirvo de mal ejemplo.
- La droga te Buelbve bvrrutto.
- Si no eres parte de la solución, eres parte del problema.
- Errar es humano, pero echarle la culpa a otro, es más humano todavía.
- El que nace pa' tamal, nunca ta' bien.
- Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe.
- Yo no sufro de locura, la disfruto a cada minuto.
- Es bueno dejar el trago, lo malo es no acordarse donde.
- El dinero no hace la felicidad, la compra hecha.
- Una mujer me arrastró a la bebida, y nunca tuve la cortesía de darle las gracias.
- La inteligencia me persigue, pero yo soy más rápido.
- Huye de las tentaciones, despacio, para que puedan alcanzarte.
- La verdad absoluta no existe, y esto es absolutamente cierto.
- Hay un mundo mejor, pero es carísimo.
- Ningún tonto se queja de serlo, no les debe ir tan mal.
- La mujer que no tiene suerte con los hombres, no sabe la suerte que tiene.
- No hay mujer fea, sólo belleza rara.
- La pereza es la madre de todos los vicios, y como madre, hay que respetarla.
- En cada madre hay una suegra en potencia.
- Lo importante es el dinero, la salud va y viene.
- Trabajar nunca mató a nadie, pero, ¿para qué arriesgarse?
- No te tomes la vida en serio, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella.
- Felices los que nada esperan, porque nunca serán defraudados.
- El alcohol mata lentamente, no importa, no tengo prisa.
- La confusión está clarísima.
- Mátate estudiando, y serás un cadáver culto.
- Lo triste no es ir al cementerio, sino quedarse.
- ¿Para qué tomar y manejar, si puedes fumar y volar?
- Dios mío, dame paciencia, pero damela, ¡YA!
- De cada diez personas que miran televisión, cinco son la mitad.

7 MANERAS DE LEVANTAR TU ÁNIMO

# 1: Da un paseo
Una buena manera de alejar el mal humor es caminando.
No importa lo largo que sea el paseo ni en dónde camines:
está demostrado que andar aleja los malos pensamientos
y mejora el ánimo.

Además de eso te ayuda a mantenerte en forma, bombea tu
corazón y mueve tu cuerpo... En cuestión de minutos
te sentirás mucho más relajado y de mejor humor.

# 2: Ríe
Seguro que alguna vez oíste que “la risa es la mejor medicina”.
¡Realmente es así!
Cuando te sientas decaído o malhumorado, busca algo que te
haga reír: un vídeo divertido, recuerda alguna anécdota
agradable, lee una novela de humor... Sea lo que sea, encuentra
algo que te haga reír y tenlo a mano para la próxima vez, porque
la risa tiene la capacidad de hacerte sentir bien de nuevo en
cuestión de segundos.

# 3: Charla
Hablar con alguien cercano siempre calma el ánimo,
aporta paz y mejora el humor.
Así que la próxima vez que te sientas mal intenta
mantener una buena conversación con alguien cercano a ti:
algún amigo, familiar o compañero. Eso te hará sentir mucho
mejor; en especial si estás preocupado por algo.

# 4: Escribe
¿Sabías que escribir ayuda a dar claridad a los pensamientos?
Incluso dicen que es más efectivo escribir lo que estás
sintiendo que hablar sobre ello, porque eso ayuda a
canalizar tu estado de ánimo.
Por esa razón intenta llevar siempre contigo un diario,
sobre todo los días que estés un poco decaído o de mal humor.

# 5: Toma una ducha
El agua tranquiliza, calma, aporta bienestar y relaja.
Pero además de todo eso, también mejora el buen humor.
Por eso te recomiendo que siempre que necesites levantar
tu ánimo te des una ducha o un buen baño relajante.
Regalarte esos pequeños momentos de relajación te servirá
para alejar las preocupaciones y recuperar la paz, pero también
impedirá que el mal humor se instale en ti.

# 6: Come
Muchas veces estamos tan ocupados que incluso nos olvidamos
de comer y tomar la merienda para reponer energías.
¿Te ha ocurrido alguna vez?
Eso pone de mal humor e incluso hace que tu ánimo decaiga.
Así que recuerda tener siempre a mano algunos alimentos saludables
como galletas de avena o frutas frescas, sobre todo en los días ocupados.
Un snack saludable cambia tu humor y levanta tu ánimo al instante.

# 7: Respira
Lo haces miles de veces al día, pero pocas veces eres
consciente de ello...
Aun así, tomarte unos minutos para respirar profundamente puede
traer cambios muy agradables y beneficiosos para tu humor y tu salud.
Concéntrate en la respiración que entra y sale de tu cuerpo,
cierra los ojos si lo necesitas, y con cada exhalación siente
como la tensión se marcha... Cuando inhales de nuevo,
permítete sentirte bien por el aire que recibes.

Pon en práctica estas técnicas cada vez que algo consiga
alterar tu humor, y no dejes que nada perturbe tu paz y bienestar.

Que el resto de tu vida sea lo mejor de tu vida!

miércoles, 25 de julio de 2012

HISTORIA DE LOS DIAS MOSCOSOS‏.

GRACIAS PAQUI.

TODO ESTO DESAPARECIÓ PARA LOS MAESTROS.

Javier Moscoso del Prado y Muñoz, Ministro de Presidencia de Felipe González. Aprobó los “días Moscosos” el 23 de diciembre de 1983 a cambio de no incrementar los sueldos según el IPC que era del 12,2%

Los funcionarios (y estatutarios) perderemos tres días de los seis de libre disposición -los llamados ‘moscosos’- y se quedarán también sin los días libres adicionales en función de su antigüedad -los ‘canosos’-, según ha anunciado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.Los Moscosos no son un privilegio de los funcionarios y estatutarios en relación al resto de los trabajadores sino que se trata de una compensación que se hizo en el año 1983 por no subir el sueldo.

IPC del año 1983 según el INE

El Ministro socialista de Presidencia era Javier Moscoso del Prado y Muñoz. Se reunió con los sindicatos, por orden de Felipe González, para negociar una compensación en “tiempo” a cambio de no incrementar las retribuciones en una cantidad equivalente al IPC que era un 12.2%. La negociación sindical de aquel año la realizó personalmente Moscoso y uno de los sindicatos que negociaron con Moscoso fue la CESM. El encuentro se realizó en el edificio Semilla del palacio de La Moncloa durante el mes de diciembre de 1983. Por parte de Cesm asistieron el Secretario General Juan Blazquez Sánchez, Eduardo de Porres Vicesecretario General, el letrado Andrés Salcedo de Mingo y las dos personas que durante años negociaron las subidas salariales: el Cántabró  José Manuel Rubín de Celís y el Aragonés José Luis Ansón. En la reunión el Ministro explicó la pésima situación económica de aquel año que impedía el incremento y la propuesta que era comenzar la pérdida del poder adquisitivo del 12,2% mediante una compensación de seis días de dispensa, es decir los “Mocosos”. Hubo otras reuniones con ortos sindicatos en las que los representantes de CC.OO quizás eran Fernando Pérez Iglesias y José María Fidalgo, traumatólogo de La Paz.

Para legitimizar los Mocosos se publico en el BOE del 22 de diciembre de 1983 la Instruccion de 21 de diciembre de 1983 (Moscosos) de la Secretaria de Estado para la Administración Pública.

La propuesta de los “Moscosos” era un timo para los funcionarios

La propuesta de dar seis días a cambio de no incrementar un 12,2% los sueldos no era proporcional y el número de días que correspondían a la perdida porcentual era de 30,5; es decir perdimos 24,5 días. Pero aquellos años eran especiales. Todos los españoles remábamos en la misma dirección y los pactos de estado eran una realidad. El resultado fue que Cesm, CC.OO y UGT aceptamos aquella perdida adquisitiva parcialmente compensada en días y “nos tragamos a sabiendas el timo”. Los funcionarios, los médicos y resto de profesionales de la sanidad lo comprendieron y aunque más pobres lo aceptaron.

Clausula secreta que se incumplió

Para no mentir entre Moscoso y la Cesm hubo una “cláusula secreta” que no se cumplió y que consistía en la desaparición de la Colegiación Obligatoria para los médicos que trabajábamos en la Sanidad Pública. Para comprender este acuerdo hay que tener en cuenta las ideas de la OMC en aquellos tiempos. El Presidente era Ramiro Rivera que protagonizó un intento involucionista, denominado “Operación Primavera, en la época del Ministro Ernest Lluch.

El Gobierno de Rajoy se salta el acuerdo de los “moscosos” a la torera

Ahora años después, el Gobierno se olvida de aquello y nos quita además de la paga extra nuestros seis mocosos. Aquellos que nos dieron a cambio de no incrementar nuestro sueldo en un 12,2%

Por si fuera poco los “canosos” también fuera

Por si fuera poco quita los llamados “canosos” lo que constituye otra modificación en las condiciones laborales y que tumben puede traducirse a términos monetarios. Para más inri, el gobierno castiga más aquellos con más antigüedad. Invitamos desde aquí Vicente Matas, coordinador del Centro de Estudios de CESM-Granada y experto en cálculos salariales en estimar el dinero perdido con el pacto de los mocosos y su traducción a Euros.

Le decimos al Ministro Cristobal Montoro aquella frase de Fernando Fernan Gomez ¡Váyase a la mierda!

lunes, 23 de julio de 2012

MUY BONITO...

ANI, GRACIAS.
Sí señor...es genial y creativo

LA FÁBULA DEL FUNCIONARIO MALVADO

ES BUENÍSIMA, GRACIAS TÍO PEPE.
POR DIOS... ES SENCILLAMENTE ¡INMEJORABLE! NI " LA TORTUGA Y LA LIEBRE ", NI " LA CIGARRA Y LA HORMIGA ", NI LA FÁBULA DE " LA LECHERA "... ESTÁ CLARO: LA FÁBULA "DEL FUNCIONARIO MALVADO" ES LA MEJOR Y MÁS REAL DE LAS FÁBULAS.
Érase una vez una nación dónde todo el mundo era feliz, donde un nene semianalfabeto sin la ESO se ponía a apilar ladrillos y ganaba 4000 euros al mes, dónde los ministros se entretenían encargando estudios estúpidos sobre la reproducción de la lagartija espongiforme, dónde a los políticos les regalaban trajes que estrenaban en puticlubs (estos con gastos pagados por el ayuntamiento de turno), dónde existían traductores en el Senado, dónde todo era feliz y feliza (por aquello de la igualdad).

Pero en este bonito país no todo era perfecto, había un malvado llamado "El funcionario", tuvo que sacar unas duras oposiciones, vago entre los vagos, tomador de cafeses y fumador de cigarros, de trato desagradable, forrado (ganaba unos 1.000 a 1.200 ? al mes) y sinvergüenza, que vivía de lo robado a los honrados banqueros y políticos, a los honrados curritos que no defraudaban (curritos que sólo preguntaban por facturas con IVA o sin IVA).


Pues bien, en este país nuestro protagonista, el de los 4.000 euros/mes, era un tierno obrero
llamado Jonathan salido de un instituto sin aprobar ni el recreo a los 18 años y que al volver un día del tajo decidió comprarse un BMW serie 3 (Pack Sport con llantas, que tunea con fluorescentes y un equipazo de música subwoofer incorporado) ademas de un chalecito adosado

En el banco, el señor director generoso y muy amable le prestó el dinero sin ningún problema y además mejorando la petición con un incremento del préstamo, es decir mas dinero, para que se diera un homenaje en la Rivera Maya.


Pasó el tiempo evolucionó el negocio de la construcción y un mal día a Jonathan lo echaron del trabajo, ¿con qué iba a pagarse sus vicios? Y sobre todo, ¿su BMW?

Mientras.... el malvado funcionario seguía trabajando en la sombra, envidioso él de nuestro amigo Jonathan, que no tiene estudios y dilapidaba los euros que ganaba.

Apurado, Jonathan fue a ver al Sr. director del banco que, muy simpático él, no pudo ayudarle a pesar de que se desvivía por los necesitados. El Sr. director, compungido, al ver que Jonathan no podía pagar, y sobre todo que el banco no cobraba y no ganaba dinero, fue a ver al mago bueno, ZP que
con papá Obama y mamá Merkel decidieron que esto no podía seguir así.

La solución estaba clara, salvar a
Jonathan como se buscó al soldado Ryan, caiga quien caiga. ¿y quien cae? ......el malvado, envidioso e inútil funcionario al que se le baja el sueldo y se le incrementan las horas de trabajo (por aquello de la productividad, es decir para que tengan mas horas de tomar cafeses y fumar cigarros).

Resumen-Secuencia:
  • Jonathan no paga lo que debe al banco
  • el banco no cobra y le pide pasta al Gobierno
  • el Gobierno le da la pasta al banco quitándosela al funcionario
  • el BMW y la casita lo paga el funcionario con su 5%.



¡COÑO, QUÉ BONITO! HASTA SE ME HAN SALTADO LAS LÁGRIMAS. DEBERÍAMOS CONTARLA DIARIAMENTE EN EL COLEGIO...

Reverte: "Los ciudadanos expoliados y el disparate administrativo ni tocarlo"

El escritor Arturo Pérez Reverte ha vuelto a expresarse sin ataduras en Twitter. Esta vez en torno a las medidas de Rajoy aprobadas el viernes.
Libertad Digital 2012-07-15
Arturo Pérez Reverte, como casi cada domingo, ha utilizado Twitter para comentar la actualidad de la semana. El autor de El capitán Alatriste ha volcado su desacuerdo con las medidas del Ejecutivo y ha vuelto a ser alabado por los usuarios de esa red social.
"La Cultura, la Educación, la Sanidad, las clases altas, medias y bajas, expoliadas. Y el disparate administrativo-político-autonómico, ni tocarlo.
A ver si lo he entendido, señor presidente... Hasta por morirme debo pagar un 21 %... A ver si lo entiendo. Insisto.
Alemania tiene 80 millones de fulanos y 150.000 políticos. España, 47 millones y 445.000 políticos. Sin contar asesores, cómplices y colegas. O en Alemania faltan políticos, o aquí sobran. Si en Alemania faltan, apenas tengo nada que decir. Si en España sobran, tengo algunas preguntas. Señor presidente.
¿Para qué sirven 390 senadores (con la brillantez media y la eficacia política media de un Iñaki Anasagasti, por ejemplo)? Subpregunta: si un concejal de Villacantos del Botijo, por ejemplo, necesita contratar a 15 asesores... ¿Para qué puñetas sirve ese concejal, aparte de para dar de comer a numerosos compadres y parientes?
¿Para qué sirven 1.206 parlamentarios autonómicos y 1.031 diputados provinciales? ¿Sabe usted lo que cobra toda esa gente? ¿Y lo que come? Ese tinglado regional, repartido en diecisiete chiringuitos distintos, duplicados, nos cuesta al año 90.000 millones de euros. Con ahorrar sólo la mitad... Eche usted cuentas, señor presidente. Que yo soy de Letras.
En vista de eso, ¿cómo es posible que el Gobierno de este putiferio de sangüijuelas y sangüijuelos se la endiñe a las familias y no a ellos? Que en vez de sangrar a esa chusma, se le endiñe a la Dependencia, a la Sanidad, a la Educación, a la Cultura, al pequeño comercio? ¿A la gente que de verdad lucha y trabaja, en vez de a esa casta golfa, desvergonzada y manifiestamente incompetente?
A ese negocio autonómico absurdo e insostenible, del que tanta gentuza lleva viviendo holgadamente desde hace más de treinta años. 17 parlamentos, 17 defensores del pueblo, embajadas propias, empresas, instituciones. Negocios casi privados (o sin casi) con dinero público. El único consuelo es que a esa pandilla depredadora la hemos ido votando nosotros. No somos inocentes. Son proyección y criaturas nuestras.
Treinta años engordándolos con nuestra imbecilidad y abulia política. Cuando no con complicidad ciudadana directa: Valencia, Andalucía... Con unos tribunales de Justicia cuando no politizados o venales, a menudo lentos y abúlicos. El golfo, impune. Y el ciudadano, indefenso. Esos políticos de todo signo (hasta sindicalistas, rediós) puestos en cajas de ahorros para favorecer a partidos y amiguetes. Impunes, todos.
Me creeré a un presidente de Gobierno, sea del color que sea, cuando confiese públicamente que este Estado-disparate es insostenible. Cuando alguien diga, señor presidente, mirándonos a los ojos, "voy a luchar por un gran pacto de Estado con la oposición"; "me voy a cargar esta barbaridad, racionalizándola, reduciéndola, controlándola, adecuándola a lo real y necesario"; "voy a desmontarles el negocio a todos los que pueda. Y a los que no pueda, a limitárselo al máximo. A lo imprescindible"; "aquí hay dos autonomías históricas que tendrán algo más de cuartelillo, dentro de un orden. Y el resto, a mamarla a Parla".
"Y el que quiera entrar en política para servir al pueblo, que se lo pague de su bolsillo".
Pero dudo que haga eso, señor presidente. Es tan prisionero de su propia chusma político-autonómica como el PSOE lo es de la suya. Ese toque de jacobinismo es ya imposible. Tiene gracia. No paran de hablar de soberanía respecto a Europa quienes son incapaces de ejercerla en su propio país. Sobre sus políticos. Dicho en corto, señor presidente: no hay cojones. Seguirán pagándolo los mismos, cada vez más, y seguirán disfrutándolo los de siempre. El negocio autonómico beneficia a demasiada gente.
Usted, señor presidente, como la oposición si gobernara, como cualquiera que lo haga en España, seguirá yendo a lo fácil. A cargar a una población triturada, con cinco millones de parados, lo que no se atreven a cargar sobre sus desvergonzados socios y compadres. Seguirá haciéndonos aun más pobres, menos sanos, menos educados. Hasta el ocio para olvidarlo y la cultura para soportarlo serán imposibles.
Así que cuando lo pienso, a veces se me va la olla y me veo deseando una intervención exterior. Que le vayan a frau Merkel con derechos históricos, defensores del pueblo, inmersiones lingüísticas, embajadas y golferías autonómicas. De tanto reírse, le dará un ataque de hipo. De hippen, o como se diga allí.
Lo escribía el poeta Cavafis en Esperando a los bárbaros. Quizá los bárbaros traigan una solución, después de todo. Para esto, que nos invadan los bárbaros de una puta vez. Que todo se vaya al carajo y el Sentido Común reconozca a los suyos. Si quedan.
Recristo. Qué a gusto me he quedado esta tarde, señor presidente. Lola acaba de abrir el bar. Esta noche me emborracho. Como Gardel en el tango. Fiera venganza la del tiempo. Parece un título de Lope de Vega. Un tango adecuado para este pasaje".