Páginas vistas en total

domingo, 19 de noviembre de 2017

UNA ESTRELLA MÁS ME ILUMINA...



Te fuiste como tú eras sin hacer ruído, de puntillas, prudentemente como fuiste en tu vida.

Es muy doloroso no escuchar el sonido de tus pisadas cansadas acercándose a la puerta o el tono de tu voz.

Tu muerte es uno de los momentos más tristes a los que me he enfrentado y para lo cual no estaba preparada, pero ¿quién puede estar lista para terminar una relación tan sólida y hermosa?

Sé que estáis Serafín y tú ahí, acompañándome, aconsejándome, cuidándome…, siempre

Agradezco el tiempo que compartimos , ese tiempo que pasó lento en mi infancia y como un rayo en mi adultez, pero un tiempo en el que nos pertenecimos.

Agradezco tu prudencia, tu inteligencia, tus virtudes, tu vida dedicada al trabajo, tu honradez y todas las buenas cualidades que tenías porque me sirven de guía.

Agradezco tu apoyo, tu respeto y tu aliento así como tu alegría y tu tristeza, porque gracias a ello aprendí a vivir la vida y a entender que tanto cosas malas como buenas son parte de ella.

Te agradezco cada una de las experiencias que pasamos juntos y que nos hicieron mejores personas.

Conservo de tí hermosos recuerdos, guardo en mi memoria los valores que me enseñaste y no se me olvidan las tribulaciones que por nosotros pasaste.

En este día puedo decir con orgullo, que tuve el mejor padre del mundo, al que le rindo homenaje hoy:
Comprendo lo que mi padre luchó por su familia y el sufrimiento silencioso desde la muerte de Serafín. Ya estáis juntos.
Comprendo por qué no se daba ningún lujo.
Comprendo por qué trabajaba sin parar.
Comprendo por qué insistía tanto en que estudiara, para que "tuviera un futuro mejor”

Cuando te extraño salgo fuera  y miro a las estrellas porque sé que una de ellas eres tú y otra mi hermano que veláis por mí y me sonreis.

Me cuesta mucho aceptar tu marcha porque fuiste un hombre maravilloso al que amé con todo el corazón. Te pido que me des la fortaleza para continuar con mi vida.

No sé cómo haré para vivir sin tus palabras de aliento, de confianza y de orgullo, pero sé que me iréis ayudando .

Gracias y recuerda que te quiero mucho, papá.